Blog

Very dry tooling in the Basque Country

En la cueva de Sagasta (Atxarte, Bizkaia), existen cinco líneas equipadas desde hace mucho tiempo para practicar maniobras de autorrescate. Son líneas que discurren sobre unos paños de roca pobre, sin opciones para escalar con las manos desnudas, de ahí su aprovechamiento para la práctica del siempre denostado autorrescate. Hace tres años, varios profesores de Kirolene reequipamos las líneas y sus reuniones con parabolts, y al año siguiente, con la ayuda de Arkaitz Saiz, acondicioné estas vías para que pudiesen ser escaladas con los piolets. Entre agujeros de taladro y cantos naturales quedan unas vías entretenidas, de dificultad moderada, ideales para coger el pulso al manejo de los piolets en este terreno… y comprobar hasta qué punto pueden hincharse nuestros antebrazos.

Los piolets se emplearon, primero, para tallar escalones en la nieve; después para traccionar sobre ellos en las pendientes muy inclinadas; más tarde para escalar estructuras heladas, hielo vertical y, también, para progresar sobre terreno mixto; después nació el mixto moderno o el arte de progresar con piolets y crampones en la roca para alcanzar estructuras heladas. Ahora y desde hace ya un buen rato, no importa que no haya hielo, que no lo haya habido nunca y que no se le espere: el dry es una forma más de escalar. No seré yo quien diga si tiene o no sentido. Ahora, divertido es un rato. Estas cinco líneas conviven con otras abiertas para ser escaladas con las manos: no hace falta decir que éstas últimas son intocables y que el uso de los piolets queda absolutamente prohibido…

IMG_3413 IMG_3412